Orientación Vocacional - Últimas adminsiones 2015

Fecha: Viernes 10 de Julio
Entramos en Noviembre y se va terminando el año. Si todavía estás en duda respecto a lo que vas a hacer en el 2013, están abiertas las últimas admisiones para iniciar un proceso de orientación vocacional y ocupacional. Si querés comenzar, envianos un correo a info@proyecto-ongoing.com o a través de la sección de contactos.

No pierdas la oportunidad de pesar y reflexionar respecto al 2016!

 
 
  "La vida se vive en movimiento"

Fecha: Miércoles 24 de Abril
La vida, se vive en movimiento

“Cada ser en la tierra es único e irrepetible, es por eso que el camino construido al transitar por ella, es propio de cada individuo.

Los años siguen, y cada paso en el camino supone una experiencia que nos deja huella. Las experiencias nos nutren, nos llenan. Son el motor y el empuje para que la búsqueda no se detenga. La primera bicicleta; la primer caída; el acto en el colegio; el asalto donde dimos el primer beso; los permisos y las peleas con los padres; estudiar o trabajar; el primer sueldo y el primer bochazo; la novia que llevas tu casa; las deudas con el banco; y así podemos seguir enumerando diferentes tramos de ese camino que construimos al andar.

Las experiencias marcan, dejan huellas, grandes o pequeñas, pero huellas al fin que se marcan a fuego en nuestro corazón, generando esa apertura en nosotros para que la vida nos siga sorprendiendo. Sin embargo, cierta vez, la huella ha cavado hondo en nuestro ser, tan hondo que nos oprime contra el suelo, haciendo que nuestro ser se nuble, se paralice, deteniendo nuestro caminar, nuestra construcción.

Nuestra creencia omnipotente nos empuja a seguir caminando aunque la vista siga nublada. Caminamos y caminamos; creemos que hemos avanzando. Sin embargo nos damos cuenta que los pasos que dimos, no nos llenan como los anteriores, dejando un vacio en nosotros, generando, ahora sí, un tiempo donde la quietud abunda y la angustia de no seguir caminando nos impulsa a levantar la mano para pedir ayuda.

Miramos a nuestro alrededor. Los seres queridos se acercan, pero por más que sus intenciones sean honestas y profundas, seguimos sin poder dar un paso más. El pesar sigue en aumento y la quietud parece no ceder. Es ante esta escena, donde una mirada, un poquito más amplia que la nuestra y de la de nuestro entorno, nos puede ayudar a retomar el movimiento.

Esta mirada se da lugar en un nuevo compañero de ruta. Con un objetivo sincero busca ayudarnos a que los pasos sigan su fluir, ganando terreno a la angustia, propiciando el espacio para que el bienestar y el equilibrio se hagan paso.

Este compañero es generoso, y haciendo muestras de esta cualidad, nos comparte sus pensamientos e ideas respecto a cómo hemos construido hasta ahora nuestro camino. Tiene una perceptiva diferente a la nuestra, pudiendo aportar ideas, que a nuestra mirada nublada, se le ha pasado inadvertidas o que directamente no tuvo la capacidad de observarlas.

También nos propone un nuevo plan de ruta, a partir de los pasos que hemos caminado hasta ahora. Nos invita a pensar juntos cuál es la mejor manera para poder sobrepasar la quietud, buscando generar reflexión y movimiento sobre los espacios que habían quedado en la rigidez, haciéndolos flexibles en pos de comenzar, lentamente y con cautela, a caminar nuevamente. Esta reflexión nos hace más fuertes; nos robustece, dándonos las fuerzas y las herramientas para lo que viene.

Y luego de esta pausa en nuestro caminar, es hora de seguir caminando, de seguir construyendo, de vivir experiencias que hagan de nuestro camino, nuestra vida, un trayecto que nos movilice y motive a querer descubrir que hay allá a lo lejos, sin tener temor a lo que vendrá.”